¿Sabíais que Volvo fue quién liberó la patente del cinturón de seguridad y la regaló al mundo?

Hasta hace algunos años, para muchos, el uso del cinturón de seguridad no era de vital importancia, ya que en ocasiones tenía más problemas que ventajas, porque los sistemas eran mucho más antiguos no pudiendo cumplir el papel fundamental que tienen ahora. ¿Queréis saber un poquito más sobre su historia?

Fue el ingeniero sueco Nils Bohlin quien creo el cinturón de seguridad de tres puntos, según contó al New York Times “fue solo cuestión de encontrar una solución que fuera simple, eficaz y que se pudiera poner en práctica con una sola mano” Algo que para él fue tan sencillo y que para nosotros podría considerarse uno de los inventos más importantes de la historia.

En 1959 el Volvo Amazón fue el primer coche con cinturón de seguridad de tres puntos que pisaba las calles, siendo la única marca de coches que utilizaba este sistema, teniendo absoluto privilegio. Estos fueron los primeros pasos para sentar las bases de la absoluta imagen de marca que les sigue acompañando, SEGURIDAD es Volvo. 

El sistema consistía en un cinturón que sujetaba, además de la parte superior del tronco de manera diagonal, la zona de las caderas, atándose a un lado del asiento para evitar que te movieras,  siendo también incluido en los asientos traseros en 1967. Al asiento trasero central llegó en el año 1986, y hasta 1993 no fue incluido en serie en todos los asientos.

En el año1962 fue cuando Volvo decidió  liberar la patente para que el resto de marcas pudiera dar seguridad a sus clientes. Desde ese momento se estima que el el cinturón salva al año unas 100.000 muertes.

Es increíble la evolución que tienen muchos de los inventos que nos acompañan en el día a día. Hasta hace algunos años no se prestaba atención a llevar el cinturón de seguridad, circulábamos sin ningún tipo de seguridad y sin darle importancia a algo tan fundamental para nuestra seguridad. Por suerte poco a poco la concienciación empezó a ser mucho mayor, y ahora es raro ver a conductores o acompañantes que no tengan bien sujeto su cinturón.