Teoría, Patología, Terapéutica, Formación, Estrategias y Recursos para el quehacer en Fonoaudiología
 
 

Objetivos en la intervención lingüística (Parte 1)

Los objetivos generales de una intervención en un niño con Trastornos del Lenguaje (sea o no específico, se encuentre o no en el marco de otra patología) van a recaer siempre en optimizar tanto las posibilidades de comunicación como las de pensamiento.

El tema es diseñar los objetivos específicos para alcanzar esos objetivos generales.
Un buen lugar desde donde programar la intervención y encontrar los objetivos específicos de la misma puede ser el perfil que el niño consiguió en las evaluaciones previas. Cuanto más completas hayan sido las mismas, más líneas tendremos para asegurarnos un camino más certero.
Independientemente de las actividades que funcionen como instrumento para trabajar los aspectos deficitarios, en el plan tienen que figurar las prioridades hacia donde nos dirigimos. Es una toma de decisión que no se realiza en soledad. La opinión de otros terapeutas, padres y docentes nos ayudarán en esta diagramación. El desempeño en la familia, las posibilidades de interactuar en ella, la participación del niño en los grupos de pertenencia nos va dando pistas para saber de qué manera se reflejan las dificultades del lenguaje en la comunicación.
De ahí la necesidad de la evaluación profunda. Muchas veces resulta difícil sentar a un niño a una mesa y requerirle que señale o exprese  determinadas cuestiones. En esos casos con la prueba ¨en la cabeza del examinador¨ se puede probar jugando con determinados elementos que nos permitan poner en juego lo que el autor del test propone en una técnica de Juego dirigido. Si estoy tratando de evaluar con el PSL # y quiero averiguar si el niño usa plurales lo haré con pequeños objetos similares o iguales y en diferentes situaciones (ej. Preguntando: ¿qué hay en esa caja? esperando que responda: autos, gatos, lápices, etc.  ). La prueba del papel más rápida y eficaz sin duda, se trasladará al ámbito del juego y de  los objetos si el niño sólo responde en esas situaciones. A veces requerirá  de mayor tiempo para hacerlo pero nos conviene tener evaluados la mayor cantidad posible de aspectos lingüísticos. Resulta muy interesante evaluar la hora de juego con el familiar o cuidador más cercano, quien pasa mayor cantidad de tiempo con el niño de cuyo análisis extraeremos objetivos para todos los campos del lenguaje, principalmente los referidos a la pragmática.
Tener como referencia los campos del lenguaje y los diferentes procedimientos en cada campo es una buena guía para programar la terapia. Si evaluamos por ejemplo  con la prueba PSL* para los primeros años, el perfil de los resultados nos dará cuenta de aspectos comprensivos y de expresión y dentro de estos dos grandes ejes de funcionamiento, los planos morfológicos, sintácticos, léxicos y semánticos. El análisis de la prueba permite encontrar los objetivos de la terapéutica complementándola con alguna prueba que nos permita el análisis fonético-fonológico (Bosch, Monfort Juárez, Plon, Elce,)# o con el análisis del corpus en el juego.
Por ejemplo si administramos la prueba Celf-R #* dentro del campo Sintáctico tenemos pruebas de: Memoria de Oraciones (Repetición), Construcción de Oraciones y Comprensión de Oraciones. A su vez el análisis cualitativo nos permite observar si las dificultades se dan más con relación a determinados componentes de las oraciones que con otros: por ejemplo si las dificultades se presentan  en Oraciones coordinadas, subordinadas, en frases verbales o preposicionales, en voz pasiva o en la negación.
Tanto en uno como en otro caso y según las peculiaridades del niño podemos elegir comenzar por las fortalezas para luego pasar a trabajar con las actividades en las que presentó más dificultades o por el contrario iniciar con las más deficitarias.
También tendremos objetivos a desarrollar con los padres. Un primer objetivo será mantenerse en estrecho contacto con los mismos e intercambiar informaciones diarias tanto sobre las actividades que desarrollamos en la sesión como la recepción de la información que los padres brindan de la situación del niño en la familia. Si el niño es atendido en forma interdisciplinaria estos objetivos se pensarán en el equipo. Dentro de la consideración de la interacción los padres podrán trabajar para modificar las condiciones de la comunicación: hablando más lento, más expresivamente, adjudicando significación  a las expresiones del niño, tomándose más tiempo para escuchar, aprendiendo de qué manera preguntarle al niño para conseguir mejor actuación, mejorando la forma de jugar, relatar y cantar.
Toda una variedad de información que nos proporciona una riqueza de elementos para proponer los objetivos específicos de la terapia.
Las particularidades de cada niño y las respuestas al trabajo nos mantendrán alertas para irlos modificando cuando sea necesario. Lo importante es que las actividades del programa no nos hagan perder de vista para qué las hacemos.
Según el caso y si es posible  los padres y los docentes tienen que  conocer los objetivos que estamos persiguiendo y al finalizar las sesiones se puede recordar la finalidad con la cual hemos realizado la actividad y el grado de adquisición que logramos o las dificultades que se presentaron. Algunos de ellos encuentran ocasiones en la vida cotidiana en situaciones naturalistas  o en el día escolar para aportar al objetivo que estamos persiguiendo.
Teniendo en cuenta el desarrollo cognitivo,  afectivo emocional  y social del niño los objetivos se esperarán cumplir en distintos tiempos. La marcha terapéutica nos permitirá seguir en el mismo rumbo o torcerlo cuantas veces haga falta.
Ana María Aizpún
Fonoaudióloga, Mg. Sc. en Psicología Social, Dra. en Psicología
Cepfa Mar del Plata; Argentina
anaaizpun@hotmail.com
Según el caso y si es posible los padres y los docentes tienen que conocer los objetivos que estamos persiguiendo y al finalizar las sesiones se puede recordar la finalidad con la cual hemos realizado la actividad y el grado de adquisición que logramos o las dificultades que se presentaron. Algunos de ellos encuentran ocasiones en la vida cotidiana en situaciones naturalistas o en el día escolar para aportar al objetivo que estamos persiguiendo.
Teniendo en cuenta el desarrollo cognitivo, afectivo emocional y social del niño los objetivos se esperarán cumplir en distintos tiempos. La marcha terapéutica nos permitirá seguir en el mismo rumbo o torcerlo cuantas veces haga falta.
Ana María Aizpún
Fonoaudióloga, Mg. Sc. en Psicología Social, Dra. en Psicología
Cepfa Mar del Plata; Argentina
anaaizpun@hotmail.com

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Dra Ana María Aizpun

Fonoaudióloga. Mg Sc en Psicología Social UNMDP, Dra. en Psicología USAL
Fonoaudióloga de Cepfa, MDP.Ex prof. Adjunta en Neuropsicología Fac. de Psicología UNMDP Prof. Intercampus U. P. de Salamanca Autora de publicaciones y libros Premiaciones a la Trayectoria , AMFO y CPFGOS Prov. Bs. As. y Cámara de Senadores Pcia. Bs. As.

 
 

Quiénes Somos

Esta página está desarrollada por un grupo de profesionales del área del lenguaje y la comunicación con el fin de difundir trabajos terapéuticos, capacitaciones y diversos recursos para la adquisición del lenguaje.
ver más...