¿Sabías que conducir con niebla es uno de los mayores peligros al volante por la falta de visibilidad? Hoy hablamos de algunos errores que no debemos cometer para estar seguros.

La niebla es uno de los fenómenos atmosféricos que más molestos son a la hora de conducir por carretera, la visibilidad es casi nula (menos de 1 km),  y debes estar muy atento a lo que pasa a tu alrededor para no cometer ningún error que nos pueda costar un accidente. Es notable sobre todo en las primeras horas de la mañana y más peligrosa si cabe, porque es cuando más concentración de coches se produce por los desplazamientos que hacemos todos al trabajo o a dejar a nuestros niños al cole. Por eso queremos hablaros de algunos errores que se producen al conducir con niebla y que debemos evitar.

1. Utilizar las luces de carretera. Es uno de los errores más comunes entre los conductores, encender las luces “largas”. Con ellas lo único que conseguiremos es ver todavía menos, ya que reflejan en la niebla, y por si no fuera poco puede ser molesto para los demás conductores y que ellos sufran algún accidente. Estamos obligados a conectar la luz de posición y la de cruce, también puedes utilizar la luz antiniebla delantera, pero ésta última es opcional. La luz antiniebla trasera no podemos utilizarla siempre que queramos, únicamente cuando la niebla sea densa o necesitemos que nos vean, eso sí si no molestamos a los demás conductores.

2. No seguir las normas de velocidad. Conducir con niebla a una velocidad elevada es ponernos en peligro conscientemente. Debemos bajar la velocidad todo lo que podamos, ya que no sabemos con qué nos podemos encontrar al no tener puntos de referencia visibles.

3. Estacionar en el arcén. Si en algún momento crees que es necesario parar tu vehículo no dudes en hacerlo, eso sí, en una zona donde nuestro vehículo no pueda suponer un peligro para otros conductores, hazlo en una estación de servicio o en áreas habilitadas, nunca en el arcén.

4. Distancia de seguridad. Si ya de por si mantener una distancia de seguridad adecuada es fundamental, más lo es en este caso, ya que las probabilidades de chocar aumentan.

5. Conducir con la confianza habitual. Aunque hayas pasado por esa carretera millones de veces a lo largo de tu vida como conductor, no te sientas el rey de la carretera, debemos concentrarnos en la conducción y dejar las distracciones a un lado.