En los últimos años, la limpieza técnica es un servicio que ha ido ganando cada día mayor protagonismo dentro de multitud de sectores, tanto en la industria hidráulica móvil como en la automoción y en los sistemas de producción. Lo cual está muy relacionado con la intención de evitar averías en la maquinaria y equipamiento que utilizan los trabajadores a lo largo de su jornada. Para ello, se hace necesario que la limpieza cumpla con unos estándares de calidad cada vez más elevados.

Pero la limpieza técnica no solamente es importante con el objetivo de prevenir averías, sino también para poder ajustarse a la legislación en vigor que establece normas cada vez más exigentes. Por ejemplo, en el caso de las instalaciones asistenciales las tareas de limpieza, desinfección y esterilización son esenciales para garantizar un ambiente saludable y evitar que las infecciones se propaguen por el ambiente. De esta forma, no solamente se protege a las personas que visiten las instalaciones, sino también de los propios trabajadores que pasan mucho tiempo cada día en ellas.

La cuestión es que muchas veces existe cierta confusión entre las tareas de limpieza y desinfección. Aunque parezcan similares, no lo son. Es cierto que las tareas de limpieza reducen en gran medida la cantidad de bacterias que se acumulan en un determinado espacio, pero para que un lugar quede completamente desinfectado, es necesario el uso de productos desinfectantes específicos. Eso sí, antes de proceder a desinfectar un espacio, hace falta llevar a cabo las tareas de limpieza necesarias, siendo imprescindible dentro de los servicios de limpieza técnica.

También debemos tener en cuenta que el concepto de desinfección puede variar en función del lugar en el que se deba llevar a cabo. Obviamente, no es igual la limpieza que se realizará en la cocina de un restaurante que en una clínica dental. Por esta razón, los profesionales que se ocupan de la limpieza técnica deben contar con la formación adecuada y con la experiencia necesaria para llevar a cabo esta labor de manera eficaz. En el caso de los centros sanitarios hay un protocolo que debe seguirse siempre de la misma forma, pero en otros sectores las directrices son marcadas por los propios encargados de la empresa o por la compañía de limpieza que se contrata para realizar los servicios de limpieza.

No obstante, es evidente que siempre hay lugares que requieren de una atención especial dentro de las tareas de limpieza y desinfección. Estamos hablando tanto de las empresas del sector sanitario como de aquellas en las que se trabaja con alimentos o que estén expuestas a riesgos de contaminación y cuya labor pueda suponer un peligro para la salud.