Un parto prematuro es aquel que se produce antes de la semana 37 de embarazo. En aproximadamente el 40% de los casos y las causas son un misterio, sin embargo, se sabe que ocurre en las siguientes circunstancias:

  • Rotura prematura de la bolsa, embarazos múltiples, preeclamcia, incompetencia cervical y anormalidades uterinas.
  • El exceso de trabajo, el estrés y algunas enfermedades de la madre como la anemia o la mala nutrición pueden afectar también.

El diagnostico es difícil y los criterios diferentes, como regla general puede decirse que un parto prematuro comienza sin ninguna advertencia. El primer signo puede ser una rotura de la bolsa, el comienzo de las contracciones uterinas o una hemorragia vaginal.

Dependiendo de la semana en que se produce el parto prematuro es que se puede diagnosticar su gravedad, puesto que la semana de gestación es la que determina el grado de desarrollo del feto.

No es extraño que los bebés prematuros permanezcan unos días, o incluso algunos meses, en la incubadora hasta completar del todo su desarrollo. La incubadora cumple la función de mantenerles la temperatura adecuada, ya que aún no regulan temperatura y su cuerpo pierde calor rápidamente.

Un bebé prematuro tiene una apariencia diferente de la de un bebé nacido de un embarazo a término. Son notablemente más delgados y pequeños, aún están cubiertos de vello y su piel es muy arrugada, la cabeza aparecerá grande en proporción al resto del cuerpo y sus brazos y piernas serán muy delgados. Debido a que los bebés tienen muy poca grasa en el cuerpo, se enfrían y toman un color azul con mucha rapidez. También pueden parecer débiles y en ocasiones estarán relativamente inactivos. El hablarles y abrazarles con mucho cariño es sumamente importante. El nacimiento de un bebé prematuro se considera una crisis, es por eso que tú y tu pareja deberán de estar muy unidos y apoyarse mutuamente.

Estos son algunos indicadores para saber si se esta frente a un parto prematuro:

  • Si tienes un embarazo menor de 37 semanas y tienes síntomas del parto
  • Si has experimentado contracciones uterinas durante al menos una hora
  • Si las contracciones se producen cada 5-10 minutos
  • Si las contracciones duran 30 segundos y persisten durante 1 hora.
  • Si el examen ginecológico al tacto indica una dilatación mayor a 2,5 cm. y un engrosamiento del cuello uterino de más de ¾.